Atenas, ahora vivo aquí

Monasteraki una tarde de verano

Hace una semana lo dejé todo y me vine a vivir a Atenas (tampoco tenía mucho que dejar, la verdad sea dicha) Una de esas decisiones que tomas cuando la cantidad de hachís que fumas supera con creces la dosis diaria recomendara para mantener la cordura.
Como me dijo mi amiga Almu durante esas 24 horas en las que tenía que tomar una decisión. “Las mejores decisiones son las que no se piensan”, horas después otra amiga me dijo ” los mejores viajes son los que empiezan sin un billete de vuelta”

No se equivocaban. Ha sido la mejor decisión, dejar atrás una buena posición laboral, decir adiós a la vida aburrida, monótona y pretenciosa de Bucarest -No me malinterpreten, Bucarest no es un mal sito para vivir, simplemente no puede darme lo que yo necesitó, Bucarest necesita más en general.

Y así, después de una semana caótica en la que he dejado un trabajo, dicho adiós a mis amigos, a buenos amigos, dejar la casa, preparar las maletas y todas las gestiones que conllevan dejar un país en el que has vivido tres años. Un 2 de julio despierto en una habitación de un hotel muy cutre en El Pireo, me asomo a la ventana y huele a mar y se escucha el sonido de las gaviotas. Respiro. Me invade una tranquilidad que hacía meses que no sentía. Almería, Nueva York, Milán, Turín, Bucarest y ahora Atenas. Doy los buenos días a este nuevo punto de partida.

¡Kalimera Atenas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s