Lo que me llevo de mi último viaje a Milán.

Milan, Colonne de San Lorenzo
Colonne de San Lorenzo, Milan.

Después de haber vivido en Milán y haberla visitado más de lo que habría querido no puedo esperar encontrarme algo que me sorprenda cada vez que voy. Mis expectativas son bajas. Aunque al final siempre hay momentos que captan tu atención y crean una atmósfera especial. Ese tipo de cosas que solo te pueden ofrecer los lugares que ya conoces.

  • Salir de la librería Rizzoli y encontrarte en medio de la Galleria Vittorio Emanuele II es ya de por sí una maravilla. Pero hacerlo llevando entre tus manos un libro que llevabas años queriendo leer, te sientes Dios.
  • Comer el mejor panzerotto de toda mi vida.
  • Conocer los bloques okupas de Navigli.
  • Que me vuelva a interesar el psicoanálisis.
  • Por supuesto, ver a Melisa.
  • Un ejemplar robado del L’Internazionale.
  • El horóscopo de Rob Brezsny.
  • Los cafés. Todos y cada uno de ellos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s